Historias de Lavapiés

Historias de Lavapiés.

La nueva película de Román Luque pinta muy bien.

A lo mejor es porque me he criado en ese barrio desde jovencito por lo que me muero por verla. Luque nos adentra en uno de los barrios más emblemáticos de España, famoso por la tolerancia que demuestra al convivir en armonía un sin fin de nacionalidades distintas. Sin duda la palabra multicultural denomina al barrio de Lavapiés.

Este film se presentó en el último festival de Málaga y ha participado en otros festivales.

Ernesto (Guillermo Toledo) regresa como profesor a un colegio de Lavapiés tras estar un año ausente por un altercado. Como cualquier otro colegio del barrio, el número de inmigrantes en las aulas es muy elevado.

 10830853_911787125522875_6516911446503085865_o  Entre los nuevos profesores del curso aparece Amanda (Sandra Collantes), que lucha por la integración y la cultura.

En este contexto se suceden varias subtramas que prometen ser totalmente realistas y humanas.

Como el propio Lavapiés, la película se ha rodado con un presupuesto muy reducido pero Luque parece que lo ha vuelto a conseguir.

Para-blog-montaje

Historias-de-Lavapiés

“Escribir sobre Lavapiés fue, prácticamente, como escribir sobre mí mismo; así que se puede considerar una salida natural a hablar de experiencias, no solamente mías, sino de la gente que me rodea”, confiesa Román Luque.

 

Por lo que he podido ver por las redes y sin haber todavía visto el film puedo decir que “Historias de Lavapiés” se asemeja a las características del estilo de la Nouvelle Vague. A este hecho hay que sumar el revolucionario grito de tolerancia que hacen que este film entre dentro del calendario de películas de este mes de Enero que hay que ver.

Espero que pronto os pueda hacer la crítica.

Por Alberto Rodríguez

 

Anuncios